La muerte

5a PUERTA

Cuando se entra a los mundos del imaginario, enseguida tropieza con el vacío, con las tinieblas, con la muerte.

Dar vida a un títere, hecho de materia inanimada, es dar vida a la muerte. Este significado profundo se encuentra subyacente en todo el teatro tradicional de figuras, pero también en sus formas más contemporáneas, como Tadeusz Kantor mostró en sus espectáculos.

El teatro de marionetas europeo siempre ha tenido la Muerte como uno de los personajes principales. Las tinieblas y el vacío mortuorio han sido fuente de inspiración y de una vitalidad tan increíble como inquietante. Como sucede con el vacío cuántico, que es un espacio lleno de energía potencial, el “vacío simbólico” de la muerte también espolea la imaginación y la creatividad humanas, ansiosas de figuras y espacios de proyección.